Tratamiento de arrugas de expresión

Toxina Botulinica

La Toxina Botulinica tipo A, es un compuesto farmacológico perfectamente biocompatible. Contiene moléculas que actúan bloqueando el neurotransmisor que lleva el impulso nervioso hasta el músculo, atenuando la contracción excesiva de los músculos a tratar, responsables de las arrugas de expresión (entrecejo, arrugas de la frente, patas de gallo…), sin producir cambios radicales en la apariencia física. El resultado es un rostro joven, de aspecto relajado y completamente natural.

La aplicación de la Toxina Botulínica es todo un arte en manos del médico experto, que debe conocer en profundidad la musculatura facial, así como las variaciones anatómicas que pueden presentar los pacientes.

El procedimiento es muy sencillo, ya que consiste en infiltraciones con una aguja muy fina en unos puntos determinados de la región facial.

El resultado se empieza a ver a los 2 o 3 días, completándose más o menos a los 15 días, y dura aproximadamente de 4 a 6 meses. Transcurrido este tiempo se puede volver a repetir el tratamiento.

Preguntas frecuentes sobre Toxina Botulínica

¿El efecto es inmediato? ¿Cuánto dura?

La toxina tarda de 2 a 3 días en hacer efecto, en algún caso hasta dos semanas, así que nadie notará un cambio de un día para otro. Después de unos cuatro meses, los efectos empiezan a desaparecer, aunque lo normal es que duren de cuatro a seis meses.

¿Me puedo volver a poner Toxina Botulinica cuando el efecto desaparezca?

Si se desea mantener el efecto durante más tiempo, habría que hacer infiltraciones de mantenimiento cuando sea necesario (por ejemplo, cada cinco o seis meses).

¿Qué arrugas se pueden tratar con Toxina Botulínica?

Principalmente las que están alrededor de los ojos (las patas de gallo), el entrecejo y la frente, pero en todo caso será el médico quien pueda recomendarte el mejor tratamiento para tu caso concreto.

¿Es doloroso?

Las agujas con las que se inyectan son tan pequeñas que no duelen, aunque puede sentirse una pequeña molestia, como un escozor. En algún caso puede aparecer algún hematoma en la zona de inyección, que desaparecerá en un par de días.

¿Tengo que hacer reposo?

Tanto antes como después del tratamiento puedes hacer vida normal. La única precaución tras el tratamiento será la de no frotarse la cara y no tumbarse en las siguientes cuatro horas para evitar que el producto inyectado se difunda a zonas no deseadas.