Las vueltas siempre son complicadas, por eso te proponemos 10 consejos que van a ayudarte a que este año todo sea más feliz y satisfactorio.

10 Consejos para una vuelta 10

  1. Tomate las cosas con calma. Intenta volver con un día de antelación o, si no te has movido de tu ciudad, tomarte un día para hacerte a la idea de que hay que regresar al trabajo. En la medida de lo posible, intenta empezar tu rutina de una forma suave: sin jornadas maratonianas ni tratar de resolverlo todo el primer día.
  2. Organízate. Apunta en una agenda tu nuevo horario, y no olvides incluir un tiempo para ti: para dar un paseo, leer o tomar algo con las amigas… ¡todavía estamos en verano!
  3. Busca una rutina de ejercicios que te guste e intégrala en tu agenda. No se trata de que te dejes la piel en el gimnasio, sino de que encuentres un ejercicio que puedas practicar al menos un par de días por semana: running, unas clases de paddle, de zumba, o lo que quieras, pero no dejes de incluirlo en tu agenda, fijado con día y hora, para que no te lo saltes a la primera de cambio.
  4. Fija un objetivo personal concreto. No sirven cosas genéricas como “estudiar inglés” o “moverme más”, piensa en objetivos concretos como sacarte el First o terminar una carrera de 10k. O alcanzar tu peso ideal, o montar tu empresa, o terminar esos estudios que tienes abandonados.
  5. Llena tu nevera de alimentos saludables. Una alimentación sana y natural mejora tus niveles de estrés y hace que te sientas mejor por dentro y por fuera, así que haz la compra con la cabeza y ten siempre a mano fruta fresca. ¡Recuerda que somos lo que comemos!
  6. Déjate ayudar por la tecnología. Tu Smartphone puede convertirse en tu mejor aliado. Programa tu agenda para organizarte mejor e instálate alguna app que te ayude a mejorar tu salud y bienestar, como Plant Nanny, que te recuerda que bebas el agua que necesitas para mantenerte bien hidratado, o Buddhify, que te ayuda a llevar una vida equilibrada y centrada en el presente.
  7. Duerme 8 horas al día. Los primeros días nos cuesta madrugar más de la cuenta, y esto es porque muchas veces nos seguimos acostando a la misma hora que en vacaciones y tardamos unos días en adaptarnos a los nuevos horarios, pero haz todo lo posible por acostarte más temprano si es necesario. ¡Las horas de sueño perdidas no se recuperan!
  8. Sigue protegiendo tu piel. Es muy típico llegar de vacaciones, guardar las cremas de protección con la toalla de playa, y olvidar que el sol nos afecta igual cuando andamos por la ciudad sin protección solar. ¡Es importantísimo que sigas aplicándote una crema con un factor de protección solar elevado!
  9. Aprovecha los fines de semana. Que hayas vuelto al trabajo no quiere decir que los planes divertidos se hayan terminado, de hecho, esta época es ideal para hacer senderismo, ir a recoger moras con los niños, o hacer una excursión en bici.
  10. Dedica un tiempo cada semana a mimarte. Un masaje relajante, un tratamiento de belleza en tu centro Ethia, ¡o una sesión casera de spa! Lo importante es que dediques un tiempo a ti misma, ¡porque tú lo vales!

El final de las vacaciones no tiene por qué ser el principio del estrés y los agobios. ¡Disfruta y sé feliz!