“No tengo tiempo”. “Estoy agotada”. “No me da la vida”.

¿Te suena alguna de estas excusas? Todas las hemos puesto alguna vez, ¡olvídate de las excusas y comienza a ponerte en forma este verano sin falta!

Quizá no sepas que con tan solo 30 minutos de ejercicio cardiovascular diario comenzarás a notar, entre otros, los siguientes beneficios para tu salud, tu belleza y tu bienestar en pocas semanas:

  • Bajar o controlar el peso
  • Fortalecer el corazón y “limpiar” tus arterias
  • Combatir el estrés y la fatiga (sí, aunque parezca una contrariedad, no moverse también cansa)
  • Combatir y prevenir la depresión
  • Activa el sistema inmunológico y te ayuda a prevenir infecciones

Merece la pena intentarlo, ¿no?

Por si estas razones no consiguen arrancarte del sofá o el chiringuito y eres de las perezosas, te hemos preparado una pequeña lista de consejos que te ayudarán a ponerte en forma este verano de una vez por todas.

¿Preparada? ¿Lista? ¡Ya!

1. Encuentra un ejercicio que te divierta

Si te aburre correr y no encuentras ninguna satisfacción en ponerte las zapatillas y salir, por mucho que te pongas una playlist que te motive, lo acabarás dejando, así que no te dejes llevar por las modas y busca ese ejercicio que te encanta. Puede ser pasear por la playa (a buen ritmo, eso sí, nada de paseíto relax), practicar paddle surf, ir a clases de salsa o comenzar por fin con esas clases de defensa personal. Se trata de que lo disfrutes.

Idea Ethia: Una buena sesión de baile siempre funciona.

2. Ponte un objetivo y dilo en voz alta a tus amigos y familiares

Por ejemplo, terminar una carrera popular de 5 km, o bajar algo de peso, o llegar al final de tu clase de zumba sin parar, en solo 30 minutos. Lo importante es que suponga un reto para ti, y que la gente que te rodea te anime cuando tienes un día bajo. Está demostrado que todos funcionamos mejor (sobre todo a nivel físico) cuando tenemos un onjetivo concreto.

Idea Ethia: ¿Y si te apuestas una cena con alguien?

3. Queda con amigas

¿Te acuerdas de lo que decían en el programa “La bola de cristal”? “Solo no puedes, con amigos sí”. Pues está claro que es mucho más sencillo ser constante cuando uno hace ejercicio en grupo. Si has quedado, sientes que te has comprometido y eso supone un plus. ¡No vas a dejar tiradas a tus tres compañeras de paddle!

Idea Ethia: Quien dice amigas, dice alguien especial.

4. Busca el mejor momento

En verano, los mejores momentos suelen ser a primera hora de la mañana o a última de la noche, depende mucho de tus biorritmos y del tipo de ejercicio que hagas, de la disponibilidad que tengan otras personas, etc.

Idea Ethia: 30 minutos de ejercicio antes de desayunar (no más) ayuda a bajar de peso.

5. Cambia algunos hábitos

Acostumbrarse a dejar el coche en casa, hacer 10 flexiones a diario según te levantas de la cama, ir caminando o en bici al trabajo, aprovechar el momento del baño en la playa o en la piscina para nadar un poco, salir a bailar en lugar de a cenar… seguro que se te ocurren otros pequeños cambios que pueden hacer tu vida más activa. Los pequeños gestos son los que a veces consiguen que las cosas cambien.

Idea Ethia: El “escalering” siempre funciona, ¿en qué piso vives?

No olvides hacerte un chequeo antes de comenzar a practicar cualquier deporte si hace tiempo que no te mueves, especialmente si vas a realizar ejercicio intenso y superas los 40 años.