Patatas fritas, snacks, helados, cervezas y bebidas azucaradas… no pasa nada por darnos un día un capricho, pero tras dos semanas de vacaciones picando entre horas alimentos tan poco saludables, nos puede pasar factura en la báscula, y no aporta nada positivo a nuestra salud.

¿No existe un picoteo saludable para llevar a la playa y a la piscina? ¡Claro que sí! En Ethia somos conscientes de que si no es tan apetecible como los otros, no renunciarás a ellos.  Por eso, hemos elaborado una lista de alimentos que pueden ser tan deliciosos como cualquiera de las opciones menos adecuadas.

Frutos secos

Un puñadito de almendras te quita el hambre, te aportan vitaminas y hierro, y si no te excedes en la cantidad, pueden ser aptas para mantener el peso. Además, ayudan a prevenir la diabetes y las enfermedades coronarias.

Idea Ethia: no te lleves todo el paquete, prepara una bolsita con las que vayas a consumir.

Aceitunas

Un botecito de aceitunas, o una bolsita con encurtidos variados aportan las mismas calorías que medio paquete pequeño de patatas, y son mucho más saludables: contienen altas cantidades de aceites esenciales omega-3 y omega-6, y son una fuente natural de vitaminas A y C, ideales para la piel.

Idea Ethia: puedes llevar una bolsita de encurtidos con cierre Zip, pero guardala con doble bolsa por si se abre el cierre para que no acabe el vinagre sobre tu toalla.

Fruta troceada

¿Existe algo más apetecible que un táper de fruta limpia y troceada, cuando sales del agua y te sientas a la sombra en la tumbona? Piña, melón, sandía… cualquier fruta es buena, pero especialmente los cítricos y las que son de color anaranjado o rojo. Aportan vitamina C y betacaroteno, refrescan e hidratan, son aptas para tu línea y mejoran tu estado de ánimo. ¿Alguien da más?

Idea Ethia: Si no llevas nevera, mete la fruta troceada en un táper hermético con 5 o 6 hielos, aguantará fresca un poco más.

Té helado

Prueba a sustituir tu refresco de cola o tu cerveza por un té verde helado con limón y un poco de Stevia. Tiene cero calorías, súper refrescante y la teína te dará un plus de energía. Además, el té verde tiene un demostrado efecto quemagrasas.

Idea Ethia: preparalo con unas horas de antelación dentro de una botella de plástico y mételo en el congelador. Disfrutarás de tu té helado durante más tiempo.

Yogur desnatado para beber

Esta opción solo es válida si vas con una neverita, o si lo vas a tomar enseguida, ya que el yogur puede ponerse malo si lo tienes varias horas con el calor de la playa o la piscina. Los yogures para beber son muy cómodos para consumir, te ayudan a quitar el hambre hasta la hora de comer o cenar y entre otras cosas aportan calcio, que se aprovecha aún mejor en combinación con la Vitamina D del sol.

Idea Ethia: Si te gusta le leche, puedes sustituir el yogur por una botellita de leche desnatada bien fresquita.

Bocadillito de jamón ibérico

Todos sabemos que el jamón ibérico tiene grasas cardiosaludables. Si preparamos un bocadillito de jamón ibérico con pan integral o de semillas, estaremos dándonos un capricho saludable que nos ayuda a mantener el hambre a raya y a disfrutar cada bocado.

Idea Ethia: si no tienes sobrepeso, añade un chorrito de aceite de oliva al pan. Será aún más rico  saludable.

Pechuga de pavo

En el mercado podemos encontrar pechuga de pavo en lonchas (son muy útiles los envases de 100 gramos, ideales para merendar, por ejemplo) y también en una pieza de 300 o 400 gramos, de los que puedes hacer taquitos. Aunque se trata de carne procesada, no tan saludable como las opciones anteriores, es una excelente fuente de proteínas sin grasa, muy fácil de consumir.

Idea Ethia: Mezcla en un táper 100 gramos de taquitos de pavo con tomates cherry cortados por la mitad. También lo puedes consumir en brochetas.

¿Se te ocurren otras ideas saludables? ¿Cuáles son las que llevas tú a la playa o a la piscina?