Raro es el hombre menor de treinta años que no se ha depilado alguna parte de su cuerpo por el sistema depilatorio que sea, pero a medida que se extiende y se normaliza el depilado masculino se amplía el segmento de edad que decide desterrar el vello de su cuerpo. Los más jóvenes, en un principio emulando a deportistas de élite, han incorporado el depilado corporal a sus hábitos cotidianos de cuidados igual que el afeitado o el arreglo del cabello.

Para los hombres de edad más madura es diferente. Una vez desterrados los prejuicios de entrar en un terreno hasta ahora femenino, quienes deciden depilarse tienen muy encuentra el factor estético y,  en función de la edad o la corpulencia, se plantean como objetivo aligerar la cantidad de vello y disfrutar de la comodidad que ello proporciona.

table-tennis-1432174_1920

Ventajas de la depilación masculina

Si tenemos que enumerar las ventajas que ofrece un cuerpo depilado para el propio usuario nos quedamos con estas ocho:

Depilación masculina por estética

El vello corporal dejó de cumplir su función biológica con la llegada de la ropa y las prendas de abrigo. Hoy en día puede ser una molestia que los hombres no consideran favorecedora.

Depilación masculina por comodidad

Es innegable que el vello es incomodo en algunas zonas del cuerpo, pero si es abundante además  es muy  irritante. No tener pelo aumenta la sensación de bienestar.

Depilación masculina por higiene

Reduce los sinsabores derivados de la sudoración. El sudor pegado al vello genera bacterias que pueden producir lesiones cutáneas además de mal olor.

Depilación masculina por incompatibilidad con algunas prendas

Los tejidos tecnológicos van muy pegados al cuerpo, tanto si son adecuados para algún deporte (trajes de neopreno, camisetas térmicas o prendas técnicas) como algunos diseños modernos confeccionados con elastanos. El roce constante con la piel y el vello suele  producir picores.

Depilación masculina para mejorar la curación de heridas

La presencia de vello ralentiza la cicatrización de las heridas. En caso de herida abierta, poro infectado o quiste sebáceo se suele rasurar la zona para evitar infecciones y que el tratamiento sea efectivo.

Depilación masculina para la práctica deportiva

Es un hecho que determinados deportes como el ciclismo, la natación y el atletismo exigen la eliminación del vello para mejorar las marcas. Precisamente han sido los deportistas los primeros en dar el paso hacia la depilación definitiva.

Depilación masculina para evitar que las sesiones con el fisioterapeuta se convierta en una tortura de estirones

Los masajes son más sencillos sobre la piel lisa y en las terapias de electroestimulación el pelo impide la correcta adhesión del parche sobre la piel.

Depilación masculina para favorecer la efectividad de los productos cosméticos

Las cremas hidratantes o las cremas protectoras frente al sol se llevan muy mal con el vello y son más efectivas si se aplican directamente sobre la piel libre de pelo.

En cuanto al método para eliminar el vello de forma permanente, los usuarios se decantan mayoritariamente por la depilación láser. Si bien los primeros acercamientos a la depilación suelen hacerse con cremas depilatorias y con cuchilla cada dos o tres semanas, la rapidez en el crecimiento  y los riesgos de enquistamiento del pelo, suelen dirigir los pasos hacia métodos que espacien más las sesiones de depilado. No obstante quienes han pasado por los intentos con cera o con bandas depilatorias han abandonado el sistema incluso antes de acabar debido al dolor que produce en zonas como tórax o espalda.

El láser medico estético utilizado por un profesional ofrece una eliminación permanente del vello y es mucho menos molesto que otros sistemas. Dependiendo de la piel del paciente, su tipo de vello y la zona a depilar, en pocas sesiones se va a obtener un resultado satisfactorio  con la gran ventaja de ser perdurable.

Bien es verdad que va a depender de las zonas a depilar: piernas, torso, espalda y brazos son, en general, las partes del cuerpo que los hombres escogen depilarse con láser, dejando para la cuchilla las zonas más íntimas y delicadas.

Sea como sea, y por el motivo que se escoja, la depilación masculina se ha hecho hueco en las rutinas de cuidados masculinos igual que el empleo de la loción de afeitado o de las cremas hidratantes, desterrando pudores y falsos mitos.