Las vacaciones de Semana Santa están a la vuelta de la esquina y seguro que ya estás haciendo mentalmente la maleta, pero ¿y el neceser de viaje? ¿También lo preparas con anticipación? ¿O eres de las que en el último minuto mete la mitad de tus útiles de belleza a trompicones?

Tan importante como no olvidarse de ese calzado tan cómodo para disfrutar de las excursiones, es llevar contigo aquellas cosas de uso cotidiano que te hacen sentir cómoda allá donde vayas. Aquí te damos unas pistas sobre qué meter en tu neceser de viaje y cómo hacerlo.

Preparativos

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el destino elegido. No va a ser lo mismo pasar unos días en un lugar de sol que visitar una ciudad del norte de Europa.

También importa el transporte. Si viajas en avión con equipaje de cabina ten en cuenta que sólo podrás llevar pequeñas cantidades de estos artículos (100 ml. por contenedor) y deberás transportarlos en una bolsa de plástico transparente cerrada (con cierre tipo zip o similar) cuya capacidad no sea superior a 1 litro.

Además estos pequeños contenedores deben quedar colocados en la bolsa holgadamente para permitir al personal de seguridad una más fácil inspección. Recuerda que estas bolsas las deberás presentar por separado del equipaje de mano en los controles de seguridad.

En función de a dónde te dirijas y los planes de ocio organizaremos los artículos del neceser.

Habituales de higiene en tu neceser

1.-Gel, champú (por separado o en producto multifunción), desodorante, leche hidratante, cepillo y pasta de dientes. Todo ello en tamaño mini o en recipientes pequeños especialmente diseñados para viajes. Este tipo de envases suelen tener un cierre más seguro que evita que el bote se abra inoportunamente y acabe pringando todo el equipaje. Insistimos en que, como ya hemos dicho anteriormente,  es aconsejable llevarlos aparte  en un neceser transparente de plástico duro fácil de limpiar y con cierre de cremallera o en una bolsa de congelación con cierre zip.

2.-El cepillo o peine, es siempre el gran olvidado. Que sea de lo primero que metes en la maleta.

3.-Si eres hombre deja la maquina eléctrica de afeitar en casa y sustitúyela por una cuchilla desechable de triple hoja y un gel de afeitado en tamaño pequeño. La loción o crema hidratante habitual traspásala a un envase de viaje.

4.-Protección solar. Aunque no tengas intención de pisar la playa, si tu destino tiene el sol y el buen tiempo asegurado no te olvides de la protección solar. Las largas horas al aire libre pueden hacer estragos en la piel.

5.- Un protector labial o un bálsamo también te protegerá los labios de la humedad y el frio. En estas salidas es fácil que se resequen los labios.

6.-No pueden faltar tampones, compresas o salvaslip. Opta por los productos plegados que pesan poco y ocupan menos.

Simplifica los productos de maquillaje

7.-La crema hidratante de diario puedes llevarla en envase mini o en los botecitos que se habilitan en formato viaje. Los recipientes con los que se comercializan las hidratantes y las nutritivas suelen ser pesados y de gran tamaño. Traspasarlos a un frasco más ligero es casi una obligación.

8.-El corrector de ojos, el anti-ojeras y la base de maquillaje puedes llevarlos en un pastillero de dos o tres cavidades, ahorras espacio y evitas accidentes.

9.-Los perfiladores o lápices de ojos a los que apenas les queda 4 cm de uso son perfectos para viajar. Caben en cualquier neceser pequeño y les das un poco más de vida.

10.-El maquillaje en paletas.  Una manera de tener muchas opciones de estilismo en poco espacio es llevar los productos en paletas. Las hay con colores para los labios, para la sombra de ojos y para el colorete. También las hay que combinan sombras y coloretes o labiales multifunción que pueden usarse como colorete.

11.-Brochas y pinceles. No hace falta que lleves tu colección de brochas, utiliza las que están incluidas en las paletas y, si acaso, una específica de viaje para el colorete.

12.-Toallitas húmedas y desmaquillantes. Deja frascos y botes en casa y adopta este otro formato que es tres en uno (leche, tónico y algodoncillo). Las toallitas húmedas son mano de santo para refrescarte durante un alto en el camino.

13.-Es el momento de pedir muestras en nuestra perfumería habitual. Los formatos de muestra para colonias y perfumes son idóneos para viajar, pequeños, prácticos y seguros.

14.- Por último, no olvides un pequeño botiquín: tiritas, el analgésico habitual o repelente de moquitos si tu destino es cálido.

 

Buen viaje y que disfrutes de tu tiempo libre.