Si estás pensando en eliminar el vello de manera permanente con depilación láser y lucir tu piel el verano que viene, este es el momento de comenzar a hacerlo. No dejes para abril lo que puedes empezar en otoño y terminar en mayo. Puede que veas aún muy lejos los meses de estío, pero dado que las sesiones de depilación láser se espacian cada dos meses y que suelen hacer falta una media de seis a ocho sesiones, comenzar ahora es una garantía de finalización antes de tumbarse en la playa o vestir la minifalda en junio.

En tu primera consulta, el profesional médico estético evaluará las necesidades de tu piel para la depilación. Valorar tu tipo de vello, su cantidad y el fototipo de tu piel, es primordial para diagnosticar el tratamiento láser más seguro y eficaz para ti. Y aunque los láseres médico han avanzado tecnológicamente y se adaptan perfectamente a cada paciente para erradicar el folículo piloso, nunca está de más seguir unos consejos que van a mejorar los resultados de tu depilación y a favorecer que tu piel luzca perfecta.

consejos depilación laser

10 sencillos consejos para preparar tu piel ante el láser

  • Informa al profesional si tomas alguna medicación. Hay determinados fármacos como tratamientos hormonales, anticonceptivos o anti acné que el especialista debe saber porque pueden afectar a los resultados.
  • No te expongas al sol antes de acudir a una sesión de depilación, a menos que la depilación láser médica se realice con el láser diodo Vectus. Puede provocar un resultado irregular, por eso se aconseja comenzar proceso de depilación cuando la piel está ya exenta de bronceado. Estas fechas son las más recomendables.
  • El mes anterior opta por una depilación que no arranque el vello. Lo mejor es utilizar la cuchilla a partir del momento que hayas decidido escoger el láser. Mantener en su sitio la raíz del pelo es fundamental para lograr que el láser acabe con él permanentemente. Acude a la sesión de depilación únicamente con el vello  rasurado una semana antes. Pero si ya estás en las últimas sesiones de la depilación, es mejor que acudas sin rasurar porque para entonces el pelo crece mucho más despacio.
  • Si sueles usar cremas con retinol o con ácido glicólico, apárcalas una semana antes de acudir a una sesión depilatoria. Otro tanto sucede si estás utilizando cremas anticelulíticas en la zona que vas a depilar. Es recomendable no usarlas al menos unos días antes.
  • Por el contrario, es aconsejable exfoliar bien la piel para eliminar todo tipo de impurezas y células muertas. Además de mantenerla bien hidratada bebiendo un litro y medio de agua diario y utilizando un body milk nutritivo después de la ducha.
  • Si el tratamiento al que vas a someterte es facial, desecha el maquillaje unos días antes y unos días después. Sustitúyelo por polvos compactos.
  • También deberás evitar  los productos con alcohol. Son altamente irritantes para la piel. Y el desodorante, en el caso de ser la axila lo que vas a someter a la acción del láser.
  • Puede que seas del “equipo que no soporta la molestia” que implica el láser y te vayas a decidir por utilizar una crema anestésica. Aplícatela dos horas antes de la cita con el especialista.
  • Una piel recién sometida al láser está inevitablemente irritada. Aplíca una crema calmante con aloe y manzanilla que facilita la recuperación de la dermis y mejora la irritación. También es aconsejable utilizar esta misma crema los días siguientes a cada sesión.
  • Finalmente y aunque parezca que no tiene que ver, si estás embarazada o sospechas que puedes estarlo, no inicies una depilación láser. El baile hormonal que supone una gestación influye y mucho, en el resultado final. Es recomendable dejar este procedimiento hasta que el cuerpo recupere su estado habitual.

Estos sencillos consejos mantienen la piel lejos de productos que la alteren o la irriten, consiguiendo mejores resultados en tu depilación láser. Ya sabes que para mantenerla saludable el mejor secreto es una buena hidratación por dentro y por fuera. Por dentro bebiendo abundante agua y llevando dieta rica en vitaminas y antioxidantes, y por fuera manteniéndola limpia, exfoliada y utilizando regularmente cremas hidratantes.