Manchas, lunares o pequeñas lesiones, son el producto  de horas de exposición sin protección solar que afean la expresión del rostro. Pero no siempre la causa es externa, las alteraciones hormonales durante la adolescencia o durante el embarazo suelen estar detrás de las machas en la cara. Otras veces son la señal visible de alguna enfermedad que está siendo asintomática. De cualquier forma, son una alerta que debe ser tenida en cuenta y consultada. Si es inofensiva y nos molesta puede ser tratada y si es maligna debe ser erradicada.

Tipos de manchas

.- Lunares. Las manchas más comunes. Se forman por acumulación de melanocitos como respuesta a la acción del sol. No suelen dar más problemas que los estéticos pero es necesario vigilarlos. Si cambian de tamaño, son irregulares o producen molestias no dudes en acudir inmediatamente al Dermatólogo.

.- Pecas. Su parición depende de la genética. Las pieles muy blancas son más sensibles a la exposición al sol,  la aparición de las pecas en las zonas expuestas (brazos, piernas y cara) suele ser muy rápida y muy temprana. Son inofensivas y se pueden tratar.

.- Melasma. Son manchas oscuras marronáceas que aparecen en zonas que mantenemos al aire. Son  frecuentes durante el embarazo, con los cambios hormonales o con el uso de algunos anticonceptivos. Ésta es una de las razones por las que se aconseja a las embarazadas protegerse del sol con barreras cosméticas y físicas. Pueden desaparecer durante el invierno y volver en verano.

.- Vitíligo. Es una enfermedad autoinmune que destruye la pigmentación de la piel y da paso a manchas blanquecinas. Suele aparecer en la zona T de la cara, en las manos y en las piernas.

.- Melanoma. La señal de aparición del cáncer de piel. Su apariencia es de un lunar pero sus señales que lo delatan: forma irregular, cambios de tamaño, alteraciones en la tonalidad. Es el cáncer más frecuente en nuestro país y está directamente relacionado con la exposición al sol sin protección.

Soluciones

1.- Tratamientos con láser. El láser con luz pulsada es el tratamiento más efectivo para eliminar las manchas. Dependiendo de qué tipo de lesión sea, la zona a tratar y la gravedad de la mancha, el médico especialista calibrará el mejor tratamiento para resolver la actuación con efectividad. Teniendo en cuenta que la zona de tratamiento suele ser la cara en mayor medida, es INDISPENSABLE ponerse en manos de un profesional y en una clínica medico estética reconocida.

2.- Peeling facial. Es un procedimiento por el que se aplica un producto químico que elimina las capas más superficiales de la piel para renovarlas. El tejido nuevo saldrá renovado y libre manchas e  impurezas.

3.- Cremas despigmentantes. Cuando la mancha es reciente y no es muy profunda, las cremas despigmentantes pueden funcionar con bastante efectividad. Eliminan el color de la macha poco a poco. Requiere constancia y utilizar simultáneamente protección solar.

 

Cómo prevenirlas

Algunas de estas lesiones tienen diferentes orígenes. El sol, la alimentación y el uso de algunos cosméticos con alcohol están detrás de muchas de ellas. Para prevenirlas los pasos son:

1.- La protección solar en invierno y en verano. No dudamos en aplicarnos protección solar alta en la cara en los meses de verano, sin embargo en invierno nos relajamos. Error. Cambia tu base de maquillaje por un protector con color de al menos 20 SPF, notarás el beneficio.

2.- Mejor cosmética de calidad. No hace falta que recurras a la línea más cara de la perfumería, pero tampoco a material desconocido y barato. Las lesiones que pueden producir a veces son irreversibles. Mete en tu neceser productos de contrastada calidad y a la hora de innovar haz una pequeña prueba sobre la piel para asegurarte de que no te provoca efectos adversos.

3.- Cuida tu alimentación, relega a un segundo plano las carnes rojas, inunda tu nevera de verdura de temporada y de frutas, dale prioridad al pescado y desecha los alimentos procesados. No olvides que las grasas saturadas están detrás de muchos acnés.

4.- Bebe agua, una piel hidratada por dentro es más resistente.

5.- No fumes, el tabaco y el humo del cigarro no sólo quita oxígeno a la piel sino que la mancha y oscurece con los componentes que lo integran.