El afán de lograr un vientre plano y fortalecer la pared muscular abdominal no es sólo una cuestión estética. Conseguir reducir los michelines alrededor de la cintura ha pasado a ser una cuestión de salud y de prevención de enfermedades cardiovasculares.

Ya no se trata de lucir más o menos lozanas sino de mantener a raya enfermedades como la diabetes, las dolencias renales, además de otras patologías asociadas al exceso de grasa en el cuerpo como la hipertensión, el colesterol o los accidentes cerebro-vasculares.

Intentar poner remedio a las lorzas no quiere decir que vayamos en busca de la cintura perfecta. El objetivo es lograr un cuerpo saludable y para ello, debemos trabajar simultáneamente en dos frentes, de forma que el resultado esté garantizado. La alimentación y el ejercicio diario.

Tipo de Grasa acumulada

En el abdomen podemos encontrarnos dos tipos de grasa: Aquella que se localiza inmediatamente debajo de la piel y que tapa los abdominales, conocida como grasa subcutánea, y la que rodea órganos tan vitales como hígado, riñones o intestinos y que se localiza debajo del músculo, a está grasa se le denomina visceral.

El objetivo de este post no es dar consejos nutricionales, que para eso ya tenemos a nuestra nutricionista Laura Santamaría, que nos aporta sabios consejos para volver a la senda de la alimentación saludable. En estas líneas vamos a aconsejar cinco ejercicios y un extra que, de seguirlos con constancia, fortaleceremos la pared abdominal y reduciremos su volumen.

5 Ejercicios básicos para trabajar el abdomen

1.- Tumbada en el suelo sobre una esterilla o alfombra sube las rodillas, mantén las plantas de los pies y la espalda totalmente apoyados en el suelo y las manos en la nuca. Eleva el torso unos 40 cm del suelo haciendo la fuerza con el vientre (NO con el cuello) y desciende. Repite el ejercicio en tres tandas de 15 elevaciones.

2.- Tumbada en la misma postura que en el ejerció anterior, eleva las pantorrillas hasta quedar desde la rodilla hasta el pie en paralelo al suelo. En esta posición extiende y desciende una pierna cada vez sin llegar a posarlas. Repite el ejercicio en tres tandas de 15 elevaciones.

3.- Plancha frontal: Simple, muy efectivo pero ligeramente complicado. Boca abajo apoya el peso del cuerpo en los antebrazos y en la punta de los pies. Es importante que el cuerpo mantenga la postura recta y que la fuerza la realices con el abdomen y no con las lumbares. Intenta aguantar en esta posición un minuto completo antes de parar y repetir, al menos, otras dos veces. A medida que seas capaz de mantener la postura incrementa el tiempo que estés en ella.

4.- Plancha lateral. Muy similar al anterior. De costado, apoyada en un solo antebrazo y sobre un pie debes mantener la posición recta del cuerpo haciendo toda la fuerza con el abdomen. Aguanta en la misma posición un minuto que podrás ir alargando antes de parar y volver a realizarlo hasta tres veces. Estamos ante un ejercicio de fitness muy completo porque intervienen en la tensión casi todos los músculos del cuerpo desde las piernas hasta los tríceps. Es recomendable para todo.

5.- La bicicleta. Tumbada de espaldas sobre la esterilla, eleva las piernas y realiza pedaladas durante un minuto y medio antes de parar y volver a realizarlo hasta completar tres veces.

Estos ejercicios sencillos y fáciles de hacer en cualquier momento son recomendables al menos dos veces por semana, si son tres mejor. No te llevarán más allá de 15 minutos y los resultados son extraordinarios.

Pero el resto de los días no te pares. Si tienes la oportunidad de realizar algún deporte de manera continuada no lo dudes, engánchate a la actividad. De no ser así camina diariamente. No hay mejor actividad complementaria que andar en compañía. Una hora de paseo diario desde el lugar de trabajo hasta casa o cualquier otra ruta que te sea satisfactoria ayuda a oxigenar la mente y a mover todo el cuerpo.

Buen ritmo y muchas ganas. No necesitas más para reducir la peligrosísima grasa abdominal y lucir aquel pantalón que tienes en el fondo del armario desde hace siglos.