Aunque el Electro-Fitness no es un deporte en si mismo, sino un complemento para la actividad deportiva, lo cierto es que es una de las variantes mejor valoradas para mantener el cuerpo en forma cuando el mal tiempo nos recluye en actividades “indoor”. Sesiones intensivas de 25 minutos un par de veces de veces por semana, que suplen la puesta a punto que necesitamos hasta que la meteorología primaveral nos permita volver a hacer deporte al aire libre cómodamente.

Además de ayudarnos a mantener la línea y tonificar el cuerpo, también trabaja las lesiones musculares y sirve para reforzar y proteger articulaciones desgastadas o dañadas.

¿Cómo funciona?

Los primero que hay que saber es que la Electo-estimulación muscular activa es un tratamiento integral que utiliza impulsos de corriente eléctrica. Partimos de la base de que nuestro sistema nervioso manda constantemente impulsos eléctricos para controlar el movimiento muscular; esta técnica se basa en el mismo principio natural pero para llegar a capas más profundas del músculo.

Para lograrlo se utiliza un bio-traje especial formado por un chaleco para el torso y un arnés adaptado que cubre glúteos y muslos y que, mediante unos parches eléctricos estratégicamente colocados para coincidir con el músculo a trabajar, suministra pequeñas descargas que estimulan la musculatura. Para que sea efectivo y la tensión llegue al músculo se humedece la ropa que va bajo el chaleco.

Estamos ante un entrenamiento o terapia completo, de no más de media hora, que activa en cada sesión hasta 350 músculos, muchos de los cuales son tan internos que no se pueden tonificar con la actividad deportiva habitual.

A pesar de su intensidad, nos encontramos ante una rutina netamente aeróbica, donde la fuerza que se realiza la prescribe el entrenador/a personal, quien siempre evitará las posturas que sobrecarguen las articulaciones y los músculos resentidos además de los movimientos de impacto tan frecuentes en el deporte.

¿En que situaciones es recomendable esta actividad?

En consecuencia podemos decir que la Electro-estimulación es acertada para:

1.- Reforzar el entrenamiento habitual antes de una prueba deportiva. En deportistas de alto rendimiento o previamente a alguna competición. El Electro-Fitness supone ese plus de intensidad que incrementa y mejora las condiciones naturales del cuerpo antes de un momento de mayor exigencia.

2.-Fortalecer la masa muscular de las piernas antes de volver a realizar una actividad deportiva después de una lesión. Aunque es una lesión habitual entre los corredores, el síndrome de “cintilla iliotibia” puede tratarse con Electro-Fitness para reducir la inflamación inicial y para fortalecer la rodilla después.

3.-Eliminar celulitis. Teniendo en cuenta que los impulsos eléctricos activan la circulación sanguínea, se favorece la eliminación de residuos en aquellas zonas donde se suelen acumular. Para resultar eficaz debe acompañarse además por una dieta saludable.

4.- Para contracturas derivadas del estrés. Las tensiones acumuladas de la vida diaria repercuten en el sistema muscular de manera que localmente pueden contraerse de manera involuntaria y progresiva. Las más habituales son en la espalda y en las cervicales. La electro-estimulación ayuda a descontracturar los músculos agarrotados.

5.- Dolencias musculares lumbares. Cuando los músculos de las lumbares están contracturados crean una tensión en los huesos y resto de músculos de alrededor que a medio plazo puede provocar problemas severos. En estos casos se trata de reducir el dolor y fortalecer la musculatura, para recuperar la calidad de vida.

6.- Ciática, inflamación de los tobillos o cuadros de piernas pesadas, son otras de las dolencias que pueden ser tratadas con electo-estimulación, si bien lo aconsejable es ser evaluado previamente por un médico traumatólogo que indicará la terapia más adecuada en cuanto a duración e intensidad.

Tipos de restricciones en Electro-Fitness

Aunque el entrenamiento con electro-estimulación es apto para el público en general, también tiene sus contraindicaciones: embarazadas, lactantes, menores de edad, personas con problemas epilépticos, recién operadas, que lleven marcapasos o con alteraciones cardiovasculares, no deben hacer uso de este sistema.

El Electro-Fitness no es una gimnasia inactiva, todo lo contrario. Es un entrenamiento adaptado a las exigencias de la vida actual y un instrumento terapéutico para tratar dolencias derivadas de esas mismas exigencias diarias.

En Ethia, con nuestra entrenadora personal, puedes adentrarte en este tipo de entrenamiento, amoldándolo a tu necesidad y a la intensidad que mejor te convenga. Puedes probar una sesión de forma gratuita para ver cómo funciona. ¡Anímate!