¿A que nunca olvidarías tu rutina básica de cuidados diarios de tu cara de día y de noche? Probablemente, estamos muy concienciados de que nuestro rostro está expuesto a la luz solar y tratamos de protegerlo lo máximo posible.

¿Cuidas también de tu cuello y escote? Seguramente, la respuesta es no. Y lamentablemente, estas dos zonas son igual de importantes que la cara para delatar el envejecimiento. La piel de estas zonas es extremadamente delicada y hay que prestar los mismos mimos que al contorno de ojos. Por puro olvido o porque en invierno son partes que van tapadas con ropa y bufandas la verdad es que cuello y escote son zonas que no cuidamos.

Desde que Carmen Sevilla nos mostrara como ocultar las arrugas del cuello con dos tiras de esparadrapo, las cosas han evolucionado en los cuidados de esta zona. El láser, las cremas cosméticas o la cirugía estética en algunos casos, dan la oportunidad de rejuvenecer una piel tan delicada. Como siempre decimos, en lo que a belleza se refiere, la prevención y los cuidados tempranos son indispensables.

El cuello y el escote comparten una piel muy fina, con pocas glándulas sebáceas que impidan su deshidratación, es por ello que las arrugas pueden aparecer rápidamente impulsadas, además, por posturas equivocadas que fuerzan al cuello a permanecer en una determinada posición y, por supuesto, por la acción directa del sol. En el momento en el que nos quitamos fulares o abrigos y comenzamos a lucir ropa escotada, esta parte se convierte en la diana perfecta para el sol. Sin la protección adecuada no tardaran en aparecer manchas y lunares que ensombrecen el escote.

El mejor aliado: la prevención

Qué hacer para luchar contra los signos del envejecimiento:

  • Hidrata el cuello y el escote con la misma crema que utilizas para la cara cada día. Por la noche después de una buena limpieza con leche limpiadora y tónico, aplícate la crema nutritiva que también empleas en la cara.

  • Las cremas con factor solar son indispensables para cara todos los días, pero en el momento en el que comienza el buen tiempo debes extenderla al cuello y al escote que queda expuesto. Estamos ante una piel que no produce tantos melanocitos y por lo tanto no tiene melanina suficiente para protegerse, de ahí que sea propensa a las manchas y lunares.

  • Exfolia la zona una vez por semana con los mismos productos que utilizas para la cara. Eliminar impurezas y células muertas ayuda a su regeneración.

  • Haz ejercicio para mantener el pecho terso. Yoga, pilates y sobre todo natación son los más adecuados. El deporte de impacto no suele ser aconsejable porque contribuye a romper las fibras del pecho y facilita su descolgamiento, sin embargo utilizando un buen sujetador deportivo y la ropa adecuada estas consecuencias se atenúan considerablemente.

  • La elección de la ropa interior es importantísima. El sujetador tiene una misión en esta vida que a veces olvidamos en pro de la estética de la prenda, y es sujetar el pecho, evitar que se descuelgue y frenar la flacidez de la zona y la aparición de las arrugas en el canalillo. Un buen sujetador además de bonito tiene que ser efectivo. No abuses de los push-up, crean arruguitas donde no existen.

  • Cuida la postura de la columna vertebral. Además de ser necesario para evitar molestias de la espalda, es recomendable para esquivar las arrugas del cuello. Un cuello inclinado hacia adelante facilita las arrugas conocidas como “anillos de venus” y la aparición de la papada.

  • Elige una almohada que facilite una correcta postura para dormir que alinee correctamente columna, cuello y cabeza. Igualmente evita dormir boca abajo porque acentúan las arrugas verticales del canalillo.

 

Tratamientos para borrar el paso del tiempo

Cómo eliminar los efectos del tiempo:

  • Los tratamientos con láser son los más indicados para tratar las manchas de la zona. El mejor momento para realizarlos es en otoño porque es indispensable evitar la exposición al sol.

  • Para eliminar las arrugas lo más recomendable es la infiltración de ácido hialurónico capaz dejar el escote en perfecto estado de revista en una sesión.

  • De la misma manera, los tratamientos de mesoterapia mejoran notablemente las lesiones provocadas por la deshidratación.