El conjunto formado por las cejas, párpados y el contorno de ojos son más reveladores que el DNI. La zona de nuestro rostro que antes delata el paso del tiempo. El tejido  que conforma la epidermis en esta zona es muy fino y vulnerable, además, está sometido a un movimiento casi continuo. Parpadeamos alrededor de diez veces por minuto y toda nuestra expresividad se manifiesta gracias a los músculos faciales que rodean los ojos. Si reímos o lloramos, si gritamos o prestamos atención, la pena y la alegría, etc. Cada pequeño gesto que atraviesa nuestro rostro tiene su paso alrededor de los ojos. Por eso es tan importante protegerlos desde bien joven, no sólo para perpetuar la tersura de la piel, sino para no perder capacidad de expresión y no parecer permanentemente cansada.

El sol, las temperaturas muy bajas o las muy altas y la contaminación afectan a la membrana de los párpados superior e inferior que tienden a dejarse llevar por la ley de la gravedad. Lo mismo sucede con la parte lateral del ojo, donde las arruguitas llamadas patas de gallo son las primeras que aparecen en la cara. Aunque las razones por las que se acentúan pueden ser  inevitables, sí podemos retrasarlas e incluso hacerlas desaparecer.

Uno de los errores más frecuentes que cometemos para combatir las arrugas es pensar que hidratar es lo mismo que untar. Debemos evitar aplicar demasiado producto, aunque sea específico para los ojos, si no, lograremos el efecto contrario. En esta zona la dermis es tan fina que el exceso de crema hace más pesada la piel y provoca su caída. Para hidratarlo necesitas muy poco producto cosmético. Aplícalo de abajo hacia arriba con pequeños toques y bebe mucha agua para mantener la hidratación natural de la piel.

Cuidados para el contorno de ojos

Pero éste no es el único hábito a evitar, 10 consejo para proteger tu mirada:

  1. Exponerte al sol con la protección de unas buenas gafas y de crema solar adecuada. El sol es el enemigo del colágeno y de la elastina de la piel.
  2. Duerme lo necesario. El cansancio y el estrés favorecen la aparición de bolsas debajo de los ojos.
  3. Una buena postura durmiendo que facilite el circulación de fluidos por el cuerpo evitará que te levantes con ojos hinchados.
  4. El tabaco. Enumerar los efectos nocivos del humo del tabaco sobre la piel ocuparía todo el post. Deja de fumar.
  5. Evita frotarte los ojos con frecuencia. Los ojos hay frotárselos con los codos, de otra manera estiramos y dañamos una piel que se cede con facilidad.
  6. Ojo con la cosmética que utilizas. Preferentemente utiliza productos naturales que no provoquen alergias o hinchazones.
  7. Consume alimentos sin exceso de sal para no retener líquidos. El primer lugar donde se acumulan es debajo de los ojos.
  8. Cuando te maquilles evita el exceso en los párpados y en el contorno. Un toque de base sobre las patas de gallo y una nota de color en el parpado superior es suficiente para alegrar la mirada. Presta atención a tus cejas para darle expresividad al rostro y no cargues de peso las pestañas con demasiada máscara. En lo que a los ojos se refiere menos es más.
  9. Para desmaquillarte utiliza un producto expresamente adecuado para los ojos que no sea denso y con un algodón suave date pequeños toques para eliminar el maquillaje.
  10. Toma alimentos ricos en vitamina K que fortalecen las paredes capilares. ¿Dónde? En la verdura de hoja verde, fresca o cocida. Las hierbas aromáticas, el brócoli, el cebollino, las coles de Bruselas, el chile, el curry o las guindillas contienen gran cantidad de esta vitamina y contribuyen a condimentar las comidas evitando el exceso de sal.

Pero si a pesar de todos estos cuidados el tiempo y la genética han seguido su curso, siempre puedes recurrir a un tratamiento medico estético que está dando excelentes resultados y que no resulta agresivo. Se trata de la blefaroplastia sin cirugía. Una técnica personaliza según las necesidades de cada paciente por medio de la cual un médico logra en varias sesiones la retracción del párpado a medida que avanza el tratamiento. No produce daño térmico en la piel, ni deja machas ni cicatrices. Mantente atenta porque dedicaremos un post completo a esta técnica.