La medicina estética avanza constantemente gracias a las nueva tecnologías, como el láser. En lo relativo a la depilación láser , las innovaciones han ido mejorando la eficacia de los tratamientos y reduciendo las molestias. Uno de los más modernos y eficaces del panorama actual es el láser Vectus, de Cynosure. ¿Por qué? Sigue leyendo.

Cada piel es un mundo

Gracias a un medidor de melanina por zona llamado Skintel, el láser Vectus es capaz de analizar la piel y el pelo de cada paciente y ajustar su intensidad, evitando los picos de calor. Es un láser de pulso suave cuyo disparo de luz es tan elevado que consigue aumentar la temperatura interna de la melanina tanto que acaba destruyendo el folículo piloso.

La pelea contra el vello fino

El disparo del láser Vectus facilita la difusión y la entrada del calor hasta las células madre del folículo piloso. Hasta ahora los mecanismos de depilación no alcanzaban más allá del tallo piloso o la matriz del vello, ambas partes cargadas de pigmento. Sin embargo, el láser Vectus alcanza las células que no tienen pigmentación y por ello se obtiene mayor eficacia ante el pelo fino y con algo de pigmento.

El tiempo exacto

Cada sesión dura menos tiempo debido al gran tamaño de su difusor de aplicación (más de ocho centímetros cuadrados). De esta manera, la depilación láser de zonas como ingles y axilas se reducen a 25 minutos, mientras que actuar sobre las piernas o brazos no se alarga más allá de los 30 minutos.

Molestias, las justas

La depilación láser se hace con intensidad uniforme durante toda la sesión, según la necesidad detectada por el medidor de melanina. Por eso, se evitan picos de calor que pudieran derivar en irritaciones o incluso quemaduras (siempre que sea manejado por un profesional, por supuesto).

Dispone además de un sistema de enfriado del zafiro –a través del que se canaliza la energía- que permite mantenerlo a 5 grados, facilitando el confort; además, su tecnología facilita la coagulación de los folículos pilosos y reduce la necesidad de repasar las zonas varias veces en la misma sesión.

También para hombres

Muchos hombres se han decidido a eliminar el vello en aras de facilitar el tratamiento de lesiones deportivas, así como las idas y venidas al fisioterapeuta. Además, tener la zona depilada hace que suden menos.

Con este sistema depilatorio se evita la molesta foliculitis, logrando que el vello sea cada vez más fino hasta su total desaparición. El proceso empleado es idéntico al de las mujeres, su duración e intensidad dependerá del tipo de piel y del tipo de pelo.