Seguro que has oído alguna vez que en algunas zonas la depilación láser no da buen resultado si estás tomado alguna medicación, anticonceptivos, o si tienes alguna alteración de tipo hormonal.

Es cierto que algunas hormonas (los andrógenos) afectan, y mucho, al crecimiento del vello, pero también hay bastante desconocimiento al respecto, así que vamos a tratar de dar una explicación rigurosa, pero con un lenguaje claro y sencillo.

Los andrógenos (la testosterona, la androsterona y la androstenediona) son las hormonas sexuales encargadas de estimular los caracteres sexuales masculinos. Estas hormonas están presentes tanto en los hombres como en las mujeres (aunque en menor proporción) y tienen la cualidad de hacer “despertar” a los folículos pilosos dormidos (provocando la salida de pelo en los mismos).

Nuestra piel está llena de folículos pilosos dormidos, en estado latente, que pueden reaccionar si hay un estímulo de andrógenos, o mantenerse en ese estado durante años. El problema es que la depilación láser solo puede actuar en los folículos que están activos (que tienen pelo) y en fase de crecimiento, es decir, que elimina el pelo “activo” pero no puede actuar sobre los latentes.

¿Cuándo hay un estímulo de andrógenos?

En algunas circunstancias, se produce un estímulo de andrógenos en los folículos pilosos latentes de la mujer. Estas circunstancias pueden ser:

  • La pubertad
  • El embarazo
  • Los medicamentos que afectan a la ovulación (como la mayoría de los anticonceptivos)
  • La Menopausia
  • Los trastornos endocrinos (por ejemplo el hipertiroidismo) y ováricos (por ejemplo, el ovario poliquístico)

En estas ocasiones las hormonas van a “despertar” a los pelos que estaban dormidos y sin desarrollar, los van a estimular. Pero no lo hacen en todas las partes del cuerpo por igual.

Algunas zonas, como las piernas, el pubis y las ingles (y en menor medida, las axilas) durante la pubertad alcanzan todo su potencial piloso. Esto quiere decir que al estar los pelos ya activados y en el exterior, el láser puede eliminarlos. Realizando una eliminación exhaustiva de todos los folículos folículos de la zona, podemos tener bastantes garantías de que la depilación va a ser definitiva en esa zona.

(Esta es la principal razón por la que se recomiendan más sesiones de tratamiento con láser si se empieza en la pubertad, y se termina cuando se acaba de desarrollar el vello corporal)

Pero hay otras zonas que no alcanzan todo su potencial piloso durante la pubertad, solo están activos una parte pequeña o puede haber incluso zonas sin vello. Es decir, que aún quedan folículos pilosos “dormidos” esperando ser activados con el siguiente estímulo de andrógenos (por ejemplo, cuando tomemos píldoras antoconceptivas, o en la menopausia), y que no pueden ser eliminados todavía. Estas zonas son, sobre todo: la cara (labio superior, barbilla, mejillas, entrecejo…), areolas y escote, línea alba, y la parte baja de la espalda.

¿Qué podemos hacer con las zonas más problemáticas?

En estas zonas que aún son capaces de responder al  estímulo hormonal de los andrógenos, se recomienda comenzar con una serie de cuatro o cinco sesiones para eliminar todo el vello que ya es visible y está desarrollado. De esta forma, estos pelos eliminados ya no volverán a crecer y la depilación ya será visible y duradera, y el aspecto será notablemente mejor que el de la situación de partida.

Ahora bien, serán necesarias sesiones de mantenimiento anuales, o cada seis meses en las épocas de estímulo hormonal que antes hemos mencionado.

Con el tiempo, lo normal es que la eliminación progresiva de los folículos pilosos acabe consiguiendo depilaciones cada vez más duraderas.

Tratamiento médico en la depilación láser

No obstante, como hemos comentado, las causas de la estimulación hormonal de los folículos pilosos puede deberse a trastornos endocrinos u ováricos, por lo que si existe un crecimiento de vello facial de origen desconocido es necesario conocer las causas que lo están produciendo, para realizar un diagnóstico y recomendar un tratamiento adecuado para el caso. En todo caso, habría que tratar el problema hormonal para conseguir un resultado de depilación óptimo.

Por esta y otras razones, recordamos la conveniencia de contar con un control médico antes de comenzar cualquier tipo de depilación láser y durante el desarrollo de la misma. En Ethia, la primera consulta con nuestro equipo médico de depilación láser es gratuita y sin compromiso.