Inmersos en el esplendor veraniego, estemos de vacaciones o no, nuestro ánimo y nuestro día a día son totalmente diferentes. El verano es una época del año en la que disfrutar del sol y las noches inacabables. Pero si durante todo el año hemos cuidado nuestro cuerpo a fin de lucirlo radiante y sano, no debemos echemos todo por la borda en unos pocos días. Sobrevivir al verano no solo es posible sino que además es fácil, si sigues unas pautas de belleza sencillas y  efectivas. Se trata de ser flexibles, estamos de vacaciones y nos lo merecemos, pero sin temer a septiembre.

sobrevivir al verano

8 consejos sencillos para sobrevivir al verano;

  1. Es recomendable comenzar y terminar el verano con un buen peeling no  químico, que elimine  las capas más superficiales de la piel y estimule la producción de colágeno. Así obtendremos una tez más hidratada y elástica. Por el contrario, con el peeling de final de las vacaciones conseguiremos eliminar una capa de células muertas y devolver luminosidad al rostro.
  2. Mucho cuidado con el sol. La radiación solar en un potente envejecedor, además, cada año se detectan en España alrededor de 5000 casos de cáncer de piel no melanoma. Es prioritario utilizar protección a diario y tener especial atención cuando la exposición sea prolongada. No olvides que cuanto menos tarde tu piel en quemarse, más alto tiene que ser el factor de protección solar. Además, el protector hará que tu bronceado sea mas uniforme y duradero. La crema protectora es aconsejable aplicarla cada dos horas y después de cada baño.
  3. Hidrata tu piel y utiliza lociones hidratantes. La inevitable sudoración acelera la deshidratación de nuestros tejidos. Una buena crema un poquito más untuosa que en invierno, da una mayor sensación de nutrición y protección. Si además utilizamos una crema irisada y aromatizada que sustituya tu perfume habitual, consigues un efecto único.
  4. Para el cuidado del rostro, manos y escote  es más recomendable el uso de serums. Son más  sencillos de aplicar y la piel los absorbe casi de inmediato devolviendo frescura y tersura a la cara.
  5. No debemos descuidar el cabello y los daños que produce el cloro, el salitre y la radiación solar. Hay que tener mucho cuidado con los tintes justo antes de hacer las maletas. Déjate aconsejar por tu peluquero para que el color dure todas tus vacaciones. Utiliza una mascarilla apropiada una vez por semana, mejor si es de las que no necesitan aclarado y deja secar tu pelo al aire. Otro truco para conservar la coloración es utilizar mascarillas con color que encontrarás en comercios especializados en peluquería. Déjala puesta de 15 a 20 minutos y recuperarás el brillo y el tono del primer día.
  6. Es el momento de llenar la nevera de vitaminas y minerales llenas de antioxidantes. Echa mano preferentemente de las frutas de color naranja y rojo y todas las verduras. Es tiempo de ensaladas y de batidos antioxidantes, con abundantes vitaminas C, D y E. Busca frutos ricos en betacarotenos (como los albaricoques secos) que favorecen el bronceado de la piel y es un potente aliado contra el envejecimiento.
  7. Disfruta del placer de dormir sin horarios, pero mantén el ritmo de ocho horas seguidas, este va a ser el momento en el que nuestro cuerpo aproveche para la regeneración celular y recuperar fuerzas.
  8. Practica alguna actividad deportiva diferente a las habituales, preferentemente al aire libre y en compañía. Es un buen momento para socializar y el deporte es una buena excusa que además mantiene tu cuerpo tonificado. Calienta y estira los músculos antes de empezar.

Y aunque parezca obvio, evita los riesgos innecesarios. Haz caso a la banderas de la playa, ten en cuenta las indicaciones del socorrista, usa el transporte público siempre que puedas, te evitaras sustos y atascos.

No olvides que el verano hay que disfrutarlo y contarlo.