Seguro que ya conoces algunos de los principales factores para tener una buena piel y retrasar el envejecimiento cutáneo: limpieza, cosmética, tratamientos específicos, descanso, protección solar… pero poca gente es consciente de lo importante que es la alimentación para nuestra piel.

Más allá de los mitos sobre la influencia del chocolate y el chorizo en las pieles con acné, hay una serie de alimentos que se ha demostrado que influyen de forma notable en la hidratación y la elasticidad de la piel.

No esperes encontrar en esta lista bayas exóticas ni nuevos alimentos gourmet. Estos superalimentos pueden encontrarse en cualquier supermercado y lo mejor es que no te costará nada incluirlos en tu dieta diaria, ya que están deliciosos y la mayoría forman parte de la dieta mediterranea.

1. Aceite de oliva virgen extra

Es muy eficaz en la regeneración de la piel, algo fundamental tras los excesos solares veraniegos.  Hace que la piel esté siempre protegida, debido a que el aceite de oliva es rico en ácidos grasos omega. Y además, como es rico en vitaminas E y K, auténticos motores de juventud en tu piel.

Idea Ethia: Las ventajas se multiplican si lo consumes en crudo, para desayunar sobre una rebanada de pan integral, por ejemplo

2. Frutos secos

Almendras, nueves, avellanas… son auténticas fuentes de salud. ¿Por qué? Por el efecto antioxidante y antienvejecimiento de las vitaminas A, E y F, cuyo efecto antioxidante y antienvejecimiento está más que demostrado, por su contenido en ácido fólico, ideal para pieles grasas y con tendencia acneica, y porque nos ayudan a levantar el ánimo cuando estamos un poco bajas de hierro.

Idea Ethia: Lleva un puñadito de frutos secos como tentempié al trabajo a media mañana en días alternos.

3. Chocolate negro

Cuanto más negro, y más amargo, mejor. El chocolate negro te ayuda a humectar tu piel, a reducir el enrojecimiento y a tener una piel más suave. Además, los flavonoles del cacao te ayudan a combatir la falta de sueño, la fatiga y los efectos de envejecimiento.

Idea Ethia: Empieza por las variedades que tienen un 70% o un 85% de cacao y sube progresivamente, verás cómo te acostumbras y te haces adicta a su sabor.

4. Pescado Azul

Salmón, sardinas, anchoas, atún, trucha… el pescado azul es una excelente fuente de grasas omega 3 que ayuda a reducir el daño de los radicales libres y a mantener la piel más firme, hidratada y con mayor elasticidad, lo cual previene las arrugas.

Aunque no goza de buena fama debido a la presencia de metales pesados en su carne, los beneficios que aporta compensan los posibles daños.

Idea Ethia: ¿Qué tal Sushi de salmón y atún un par de días por semana?

5. Frutas y verduras de color anaranjado a rojo

Cítricos, pimientos, zanahorias… además de vitamina C, todas ellas contienen betacarotenos, el supernutriente que beneficia piel y ojos. El betacaroteno se transforma en vitamina A o retinol, presentes en la piel y las mucosas, ideales contra el envejecimiento. Tampoco hay que olvidarse del licopeno presente en el tomate, un poderoso antioxidante que ayuda a combatir la acción de los radicales libres.

Idea Ethia: Un zumo de licuadora de naranja y zanahoria antes de desayunar o a media mañana es delicioso y te llena de salud y energía para todo el día.

Así que ya sabes, el lugar ideal para empezar a cuidar tu piel es… la cocina. ¡Es hora de disfrutar cuidando tu piel, tu cuerpo y tu salud!